Claude

Érase una vez una nube llamada Claude que tenía miedo de las tormentas. Claude se formó una tarde de primavera, casi llegando al verano cerca de la costa azul francesa, de ahí su nombre francés y su gusto por los tejados de París, el olor a croissant de mantequilla recién hecho y, sobre todo, las cosas bonitas que le emocionan más que nada en el universo y le pueden hacer llover de felicidad.

Seguir leyendo “Claude”